"Радуйтесь тому, что имена ваши записаны на небесах" (Лука, 10:20); "Число душ в Космосе равно числу звезд и распределено по одной на каждой звезде" (Платон, "Тимей", 41е); "- Хотел бы я знать, зачем звёзды светятся... - Наверное, затем, чтобы рано или поздно каждый мог вновь отыскать свою" (Антуан де Сент-Экзюпери, "Маленький принц"); "Зачем рыдать под звездой, которую всё равно не снять с неба? Она совершит начертанный ей путь. А ты совершай свой" (Иван Ефремов, "Таис Афинская").

среда, 12 декабря 2012 г.

Kolob est stella valde prope Dei sedem

Kolob secundum Librum Abraham Ecclesiae Iesu Christi Sanctorum in Novissimis Diebus est stella valde prope Dei sedem:

"... et stellas vidi, ut valde magna erant, et una ex istas erat valde prope Dei sedem; et sunt multae et magnae quae ad eam erant; et mihi Dominus dixit, haec sunt gubernatrices; et Kolob maxima est nominata, quod est valde prope me, Dominum Deum tuum" (Liber Abraham 3:2-3).


Facsímil No. 2 del Libro de Abraham, en el cual Smith dijo que se hacía referencia a Kólob. La parte del hipocéfalo en la que se señala Kólob según Smith, aparece numerada como "1" en el centro.

Doctrina y exégesis de Kólob

Descripción en el Libro de Abraham

Facsímil No. 2 del Libro de Abraham, en el cual Smith dijo que se hacía referencia a Kólob. La parte del hipocéfalo en la que se señala Kólob según Smith, aparece numerada como "1" en el centro.

La primera publicación referida a Kólob se encuentra en el Libro de Abraham, inicialmente publicado en el periódico Times and Seasons en 1842, y ahora incluido en La Perla de Gran Precio como parte del canon de escrituras del mormonismo. El Libro de Abraham fue dictado por José Smith, fundador del mormonismo, después de haber adquirido un conjunto de papiros egipcios que llevaba una exhibición de momias itinerante. Cuando esta muestra pasó por la ciudad de Kirtland, Ohio, donde se encontraba Smith en ese momento, éste fue instado a adquirir los manuscritos a raíz de su reputación por haber publicado traducciones de textos antiguos, como las planchas de oro. Según Smith, dichos papiros describen una visión del patriarca Abraham, en la cual declara:

    "y vi las estrellas, y que eran muy grandes, y que una de ellas se hallaba más próxima al trono de Dios; y había muchas de las grandes que estaban cerca;... y el nombre de la mayor es Kólob, porque está cerca de mí, pues yo soy el Señor tu Dios; a ésta la he puesto para regir a todas las que pertenecen al mismo orden que ésa sobre la cual estas."1

En una explicación del hipocéfalo que formó parte de los papiros del Libro de Abraham, José Smith describe la representación de una serie de jeroglíficos:

    "Kólob, que significa la primera creación, la más próxima a lo celestial, o sea, a la morada de Dios. Primera en gobierno, última en cuanto a la medida de tiempo. La medida corresponde al tiempo celestial, que significa un día por codo. Un día en Kólob equivale a mil años, según la manera de medir de esta tierra, a la cual los egipcios dan el nombre de Jah-oh-eh."5

El Libro de Abraham describe una jerarquía de cuerpos celestes, incluyendo la tierra, la luna y el sol, cada uno con movimientos y mediciones de tiempo diferentes, donde en la cima, el cuerpo rotatorio más lento es Kolob, en el cual un día equivale a mil años terrestres.6 Adicionalmente, se puede encontrar información similar en los Escritos Egipcios de Kirtland que constituyen los manuscritos de puño y letra de Smith y sus escribas.

Cabe señalar que los papiros atribuidos por Smith a Abraham son, según los egiptólogos, fragmentos tardíos del Libro de los Muertos; sin ninguna relación con los personajes o la época que el mormonismo les atribuye.7 8 9 10 Estudiosos mormones, sin embargo, defienden actualmente la interpretación de José Smith como una "revelación" que desafía a la ciencia tradicional.11
Exégesis literal acorde al mormonismo y especulaciones

Según la interpretación literal que hace el mormonismo al Libro de Abraham, Kólob corresponde a un planeta o estrella en el universo que es, o esta cerca, del trono físico de Dios. Según José Smith, este astro fue descubierto por Matusalén y Abraham12 a través del Urím y Tumím.13 El historiador y líder mormón B. H. Roberts interpreta las declaraciones de Smith diciendo que se refiere a que el Sistema Solar y su "planeta" gobernante, el sol, gira alrededor de una estrella conocida como Kae-e-vanrash, la cual gira en torno a su propio sistema solar alrededor de una estrella llamada Kli-flos-es-es o Hah-ko-kau-beam, la que a su vez gira en torno a Kólob, que caracterizó como "el gran centro de la parte del universo al que pertenece nuestro sistema planetario".14 Él confía en que esta jerarquía de estrellas que orbitan otras estrellas sea confirmada por los astrónomos.15

La interpretación literal de Kólob como una estrella o un planeta real tiene un impacto significativo sobre la formación de la fe mormona y para la crítica, dando lugar a concepciones como la de que Dios habita dentro de este universo, y que la creación bíblica es una creación local, ya sea de la tierra, del sistema solar o de esta galaxia, en lugar de toda la realidad física conocida.
¿Estrella o planeta?

El Libro de Abraham no es claro sobre si Kólob era una estrella o un planeta,2 y escritos mormones han tomado posición a ambos lados de este asunto. Una parte del Libro del Abraham declara que Abraham "vi[ó] las estrellas... y que una de ellas se hallaba más próxima al trono de Dios;... y el nombre de la mayor es Kólob".1 Por lo tanto, Kólob es referido como una "estrella". Sin embargo, el libro define la palabra Kókaubeam (una transliteración del hebreo "כּוֹכָבִים" [véase, Génesis 15:5]) en el sentido de "todos los grandes luminares que había en el firmamento del cielo".16 Esto parece incluir los planetas como parte de las "estrellas"17 y, al parecer, la misma tierra es considerada entre estas "estrellas".18 Además, el texto del Libro de Abraham parece clasificar a Kólob dentro de una jerarquía de "planetas".19 Por otra parte, en el Alfabeto y Gramática Egipcia de José Smith, él clasifica a Kólob como una de las doce "estrellas fijas", a diferencia de los quince "planetas móviles".20 El termino estrella fija generalmente se refiere a un objeto astronómico que no parece moverse por el cielo, pero puede tener un movimiento propio lento, como fue descrito en 1718 por Edmund Halley. Aunque "fija", según Smith, Kólob se mueve "más rápido que el resto de las doce estrellas fijas".21 Por otra parte, en el Libro de Abraham, Smith se refiere a "los planetas o las estrellas fijas",22 lo que implica que algunos planetas pueden ser "fijos". También se refiere al sol como un "planeta regente",23 complicando aun más la terminología. Por lo tanto, no hay consenso sobre si José Smith sabía si Kólob es un planeta o una estrella, tal como estos términos se utilizan en la astronomía moderna.

Escritores dentro del mormonismo han tomado posiciones a ambos lados del asunto de si Kólob es una estrella o un planeta. Brigham Young, segundo presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habló de Kólob como un planeta.24 Del mismo modo, John Taylor,25 Orson Pratt (un matemático interesado en la astronomía),26 Orson F. Whitney27 y Alvin R. Dyer28 se refirieron a Kólob como un planeta. Otros teólogos mormones también han visto a Kólob como un planeta.29 Sin embargo, varios otros escritores mormones se han referido a Kólob como una estrella, incluyendo B. H. Roberts30 y el presidente David O. McKay.31
Lugar de nacimiento de la tierra

Según varios escritores mormones, la tierra fue creada cerca de Kólob durante un periodo de 6.000 años (6 días según el tiempo en Kólob), y luego fue arrojada a su actual sistema solar después de la caída de Adán.32 Esta teoría se basa en comentarios orales atribuidos a José Smith.29 La teoría también se basa en un pasaje del Libro de Abraham que indica que en el Jardín del Edén el tiempo era medido "según el tiempo del Señor, que era según el tiempo de Kólob; porque hasta entonces los Dioses aún no le habían señalado a Adán su manera de calcular el tiempo".33 Según la teoría, la razón por la que el tiempo de la tierra se midiera en el tiempo de Kólob es porque la tierra se encontraba físicamente cerca de Kólob. Como consecuencia, algunos escritores mormones sostienen que, en el final de los tiempos, la tierra será arrebatada del sistema solar y regresada a su órbita original cerca de Kólob.34

Utilizando un razonamiento creacionista tradicional, el influyente teólogo mormón Bruce R. McConkie llegó a una conclusión distinta, sosteniendo que, durante el primer "día" de la creación (no necesariamente 1000 años, un día en el tiempo de Kólob, podría haber sido cualquier medida de tiempo), la tierra fue formada y puesta en órbita alrededor del sol.35

La idea de que la tierra se formó en otro lugar y luego migró a su órbita entorno al sol, difiere de la explicación científica de la formación de la Tierra. Según el consenso científico, la Tierra se formó en la órbita alrededor del sol hace unos 4500 millones años atras por la expansión de un disco protoplanetario, y se mantuvo cerca de su órbita original hasta la actualidad.36
Astronomía especulativa

Varios autores mormones han intentado situar Kólob dentro de la astronomía moderna. Tales esfuerzos especulativos no han tenido aceptación fuera del mormonismo. Dos autores mormones, por ejemplo, han publicado libros aseverando que Kólob es una estrella en el Centro Galáctico, Sagitario A*, de nuestra galaxia.37 Esta opinión ha contado con el apoyo de varias ex autoridades generales, incluyendo a J. Reuben Clark,38 George Reynolds y Janne M. Sjödahl.39 Sin embargo, se sabe que el centro de la galaxia es una fuente de ondas de radio muy brillante y compacta, casi con toda seguridad un agujero negro supermasivo.40 41 A mediados del siglo XIX, los primeros esfuerzos por encontrar un "sol central", un centro único en la galaxia,42 fueron en vano.

Otro autor mormón ha teorizado que Kólob existe fuera de la Vía Láctea, en un lugar llamado "centro metagaláctico", y que ésta y otras galaxias giran alrededor de él.43 Dentro de la astronomía convencional, la idea de un centro metagaláctico fue aceptada,44 pero ha sido abandonada porque, a gran escala, la expansión del universo no tiene centro de gravedad.

Otro autor mormón ha especulado que Kólob es Polaris.45
Exégesis metafórica

Además de la interpretación literal de Kólob como un cuerpo celestial real, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha propuesto que Kólob es también "un símbolo de Jesucristo", en el que Jesús, al igual que Kólob, "gobierna" todas las estrellas y los planetas similares a la tierra.46

Otra interpretación metafórica (ortodoxa, pero relativamente poco recurrente en el mormonismo) sugiere que Kólob debe interpretarse como una metáfora de Jesús, y no como una estrella o un planeta real. La interpretación simbólica fue definida por Hugh Nibley en El Templo y El Cosmos. Los partidarios de la interpretación simbólica opinan que ésta armoniza mejor con otras creencias mormonas, y con las creencias de la mayor parte de la cristiandad, ya que no requiere que Dios tenga un trono físico dentro del universo.

Комментариев нет:

Отправить комментарий

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...